Con RFID podemos etiquetar, seguir y catalogar cualquier producto de forma más fácil y efectiva

rfid

Los minúsculos dispositivos RFID pueden ser colocados en cápsulas, etiquetas, cajas, y adheridos o incorporados a un producto, un animal o una persona. Tienen una antena para permitir recibir y responder a peticiones por radiofrecuencia. Una de las ventajas del uso de radiofrecuencia es que no se requiere visión directa entre emisor y receptor lo que permite, por ejemplo la lectura masiva de productos de una sola vez.

Hemos desarrollado con éxito proyectos que usan RFID como elemento principal y otros que lo integran como funcionalidad adicional. En todos los casos se ha conseguido aumentar la eficacia de los procesos gestionados drásticamente.

Existen gran variedad de antenas RFID en el mercado, lo que permite integrar RFID en prácticamente cualquier proyecto.